COMITÉ INTERGUBERNAMENTAL
HIDROVÍA PARAGUAY-PARANÁ

Integrado por la Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay. Es el órgano
político que interviene en el funcionamiento del Acuerdo de Transporte Fluvial
de la Hidrovía, firmado en Las Leñas el 26 de junio de 1992 por los cinco paises.

Reseña sobre proyectos del CIH - Infraestructura y Financiación

En 1988 los Ministros de Transporte y Obras Públicas de los países miembros, se reúnen en Campo Grande, Brasil, donde tiene lugar el Primer Encuentro Internacional para el Desarrollo de la Hidrovía Paraguay-Paraná¨, con el objeto de identificar las opciones más adecuadas para el desarrollo de la Hidrovía, como corredor de transporte regional y como columna vertebral de una futura integración.

Por consiguiente, vale recordar la génesis del Programa de la Hidrovía Paraguay Paraná y con ello, efectuar un breve análisis de la proyección institucional y el dinamismo inicial que puede encontrarse en los primeros años de vida del organismo, para pasar a situarse en una meseta operativa a partir de los primeros años 2000’ (con una merma de actividades pronunciada), la no realización directa de reuniones desde el año 2011, hasta su efectiva reactivación desde el año 2015, con un nuevo Secretario Ejecutivo.

El punto de partida que pretende ponderarse en este punto del trabajo es sin duda la Objetividad, que habrá de representarse en una transcripción de secuencias que obran en cada una de las reuniones de los delegados de los países signatarios del CIH, y enfocando de manera particular en diversos proyectos presentados en esos años y la injerencia funcional de la Secretaría Ejecutiva en cada uno de ellos.

En tal sentido, pueden ser descriptos diversos puntos focales cuyo desarrollo corrió diversa suerte a lo largo de esos años, entre ellos: Convenios de Cooperación con distintos organismos de financiamiento internacional tales como BID, FONPLATA, CAF, PNUD y colaboración de expertos de distintas procedencias, como por ejemplo de la Unión Europea.

A continuación se reseña la actuación del CIH y su Secretaría Ejecutiva, en el que podrá observarse una disminución operativa en sus capacidades y facultades, correlacionada con cierta pérdida de injerencia en la decisión y articulación de intereses con respecto a los temas arriba mencionados. Se notó un impulso inicial marcado, proyectado a la elaboración de estudios de infraestructura, financiamiento operativo del CIH, de la Secretaría Ejecutiva como enlace interinstitucional entre organismos, creación de unidades coordinadoras con expertos en diversas disciplinas, etc. Estos temas fueron debatidos en los primeros años en las sucesivas Reuniones del CIH, pero luego (a inicios de los 2000’) fueron perdiendo ímpetu y en algunos casos las iniciativas se diluyeron por completo.

  • En las primeras reuniones se estudiaron alternativas posibles de financiamiento para la instrumentación de la implantación de las obras y el recupero de la inversión a través del pago de una tasa o peaje por parte de los usuarios; vgr., en un principio solicitando al BID apoyo que permita la contratación de expertos para el tratamiento de un proyectos de obras y contratación de expertos
  • Posteriormente, se redactaba el Borrador del Convenio sobre Cooperación Técnica no reembolsable entre el BID y el CIH.
  • Por otro lado, existieron ofertas de FONPLATA de asistencia técnica, estando en condiciones de financiar la elaboración de Términos de Referencia y la ejecución de estudios provistos en el cronograma del Programa de la Hidrovía. Esto se daba en el marco de la misión de FONPLATA de apoyar la integración de los países miembros para lograr un desarrollo armónico e inclusivo. Dentro de este marco podrán aprobarse operaciones de cooperación técnica reembolsable, no reembolsable y de recuperación contingente, de acuerdo a las políticas operativas y financieras del Fondo.
  • En 1990 (Buenos Aires) se aprobaba la creación de un Grupo Técnico Intergubernamental encargado del monitoreo y control de gestión de diversos proyectos y actividades conforme a los mandatos que reciba del Comité, paralelamente también a la Creación de un Esquema de Cooperación Técnico Regional orientado a permitir a los países y organismos internacionales, perfeccionar el alcance y nivel de logro de sus respectivos propósitos y contribuciones. Dicho esquema debía responder a la actuación coordinada y sistemática del PNUD, BID, INTAL, FONPLATA, en tanto organismos internacionales participantes del Programa de la Hidrovía, más otras contribuciones que puedan incorporarse oportunamente como la de la Comisión de las Comunidades Europeas. La orientación y el seguimiento de la ejecución de dicho esquema se haría a través del Grupo Técnico Intergubernamental.
  • La Secretaría Ejecutiva promovía la realización de reuniones periódicas orientadas al seguimiento y evaluación de tales estudios y proyectos; la edición y distribución de informes y la ejecución de misiones de consulta entre los organismos involucrados.

Puede observarse una dinámica de proyectos de diversa índole cuyo reflejo en las Actas del CIH permitirían indicar un acentuado interés interregional con el Programa de la HPP.

Esta reseña puntualiza el corriente impulso que hubo de tener la Secretaría Ejecutiva como mandatario principal de las decisiones del CIH en ese periodo.

Es dable destacar, sin embargo, que no ha sido posible observar de manera tangible la cristalización de muchos de los proyectos que en una y otra reunión se plasmaban en las Actas respectivas.

A modo de ejemplo pueden señalarse cuál ha sido la relevancia de la Secretaría Ejecutiva a lo largo de los años:

  • Por aquel tiempo el Comité encomendaba a la Secretaría Ejecutiva la gestión para obtener la cooperación técnica de los organismos de financiamiento internacional para realizar en el menor plazo posible la elaboración de los términos de referencia para la solicitud de crédito adicional de los estudios correspondientes. (II REUNIÓN Buenos Aires, agosto de 1990)
  • En julio de 1991 se constituía la Unidad Coordinadora, para la cual las distintas Delegaciones de los Estados miembros elegían sus representantes y le notificaban a la SE. (REUNIÓN EXTRAORDINARIA – Buenos Aires, julio de 1991)
  • En aquel momento el BID hacía referencia sobre la importancia de poner en funciones a la Unidad Coordinadora y la necesidad de contar con la conformidad definitiva de los países en relación a los costos finales de la misma; Paralelamente se organizaban planes de visita de la Comisión de las Comunidades Europeas. (XI REUNIÓN - Asunción, mayo de 1993)
  • Ya en el año 1993, las Delegaciones expresaban su honda preocupación por el sensible atraso en la contratación de especialistas de la Unidad Coordinadora y problemáticas relativas a los módulos de trabajo, y por la falta del adecuado nivel de interlocutores del BID/PNUD en las reuniones del Comité, hecho éste que determinaba una mayor demora de los proyectos. (XII REUNIÓN - Santa Cruz de la Sierra, octubre de 1993)
  • La Secretaría Ejecutiva del CIH en ese momento brindaba apoyo logístico al Asesor Técnico Principal y a la Unidad Coordinadora y por ejemplo, en julio de 1994 se presentaba el informe de la reunión con representantes de FONPLATA en la sede de la SE del CIH. (XV REUNIÓN - Montevideo, julio de 1994)
  • En sus facultades también la Secretaría Ejecutiva informaba al Comité sobre la necesidad de ajustar el presupuesto para los gastos administrativos del PNUD/OPS y destacando la necesidad de que la SE, conjuntamente con la Unidad Coordinadora, elaborara informes sobre las disponibilidades financieras del CIH. (XVI REUNIÓN - Asunción, octubre de 1994)
  • En 1995 se encomendaba a la SE gestionar ante el BID la transferencia de rubros previstos en el Contrato BID/CIH y se instalaba interés del Comité de contar con la Cooperación de la Unión Europea para el sistema portuario de la Hidrovía Paraguay-Paraná. Asimismo, el Secretario Ejecutivo solicitaba que fuesen mantenidos los contactos con la Unión Europea de modo de avanzar en las conversaciones sobre la Cooperación con el CIH. Por otro lado, se encomendaba a la Secretaría Ejecutiva la apertura de una cuenta bancaria para el manejo de fondos de asistencia económica a la Unidad Coordinadora brindada por FONPLATA.(XVII REUNIÓN – Arroyo Concepción, Bolivia, abril de 1995)
  • Tal era la importancia de la SE que se le encomendaba realizar una reunión en su sede con representantes del BID, PNUD, FONPLATA, con el objeto de ajustar detalles operativos, a fin de darle una mayor agilidad a la ejecución presupuestaria en ese momento (XXI REUNIÓN - Asunción, abril de 1996)
  • En 1997 se firmaba Acta entre el FONPLATA, la ALADI y la Secretaría Ejecutiva del CIH para el tratamiento del Sistema de Información de Hidrovía Paraguay-Paraná. (XXV REUNIÓN - Montevideo, octubre de 1997)
  • En el año 1999 se iniciaban contactos con la CAF con el objeto de perfilar una solicitud de asistencia financiera para desarrollar un Proyecto sobre un Sistema de Indicadores de Sustentabilidad para la Hidrovía, volviéndose a retomar ellos, en agosto de 2001 respecto al compromiso de financiar al desarrollo físico de la HPP.(XXVII REUNIÓN - Santa Cruz de la Sierra, abril de 1999)
  • En el 2001 se crea la Comisión de Contraparte Técnica para el estudio a financiar por la CAF. Ésta respondería directamente a los Jefes de Delegación del CIH a través de la Secretaría Ejecutiva, la que actuaría como coordinadora. Por otro lado se elaboraba una propuesta sobre la administración, ejecución y financiamiento de las obras de Infraestructura de la Hidrovía cuya declaración también era suscripta por los Presidentes del BID, CAF y FONPLATA en calidad de testigos de honor. (XXIX REUNIÓN - Montevideo, agosto de 2001)
  • En diciembre de 2001, en Buenos Aires, se afirmaba que: “La CAF y el Secretario Ejecutivo, mandatado por el CIH, suscribirán un Acuerdo de Cooperación Técnica no Reembolsable. En caso que el resultado de los estudios demuestre la viabilidad de la obra y ante la voluntad manifiesta de los Países de ejecutar la misma, los Estados miembros del CIH se comprometen a realizar los máximos esfuerzos para que el costo de los estudios sea contemplado por la entidad que realice la obra”. “En ese sentido, la cooperación técnica mencionada no implica un compromiso de repago por parte de los países miembros del CIH”. (XXX REUNIÓN - Buenos Aires, diciembre 2001)
  • En septiembre de 2002 la SE informaba las gestiones ante la CAF y el PNUD a fin de avanzar con la firma del Convenio de Cooperación Técnica entre el CIH-CAF /PNUD. Seguidamente, en la XXXII REUNIÓN llevada a cabo en Asunción (mayo 2003), se da otro informe de la SE que daba cuenta de la Resolución de la CAF a partir de las gestiones entre esa y el CIH y el PNUD de la aprobación de Cooperación Técnica de Recuperación Contingente a favor del CIH por U$S 885.000.-(XXXI REUNIÓN - Buenos Aires, septiembre de 2002)
  • En el año 2003, en la reunión extraordinaria de Buenos Aires se aprueba un informe del PNUD relativo a CCT entre el CIH y la CAF para estudios institucionales y legales, ambientales y de ingeniería, proponiendo a la SE y el CIH su procedimiento y estudio (finalizado en el año 2005).
  • En el 2005 se observó la continuidad de los trabajos operativos en la HPP en el marco de la cooperación de la Unión Europea (paralelamente, se comenzaba con Programa HPP – IIRSA referido a Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana)
  • En Brasilia, en reunión extraordinaria se decide reactivar la Comisión Técnica (CCT) con su reglamento original del año 1997; en el año 2006 en la XXXV Reunión del CIH en Asunción aprueba el Reglamento interno de la CCT y se define su como “órgano técnico que actuara en los trabajos que le encomiende el CIH”. Se les encomendaban informes sobre características técnicas de las obras los aspectos ambientales y la estimación de costos, a modo de ejemplo.
  • En el año 2006 en Rosario, se da el primer proyecto de presupuesto de la SE y la sede de la misma (no se dispone de detalles obrantes)[1]
  • Recién en el año 2011, en la XLII Reunión se procede a reactivar definitivamente la CCT, aunque podemos ver que éste procedimiento ha quedado trunco.
  • La inexistencia de Reuniones de Comité hasta bien entrado el año 2015 (XLIII Reunión en Buenos Aires) ha significado el establecimiento de una nueva agenda de trabajo que incluía el relanzamiento del CIH como instrumento de integración regional, la difusión del documento de Acuerdo de Sede elaborado por la SECRETARÍA EJECUTIVA, la instalación de Programas Operativos Anuales como acción de mejoramiento del acervo institucional y finalmente un ámbito de gestión para promover el desarrollo del transporte fluvial.
  • El fortalecimiento institucional del CIH y conjuntamente de su Secretaría Ejecutiva se confirmaría con la posible y esperable resolución de las delegaciones, las cuales están en plena negociación para definir un Acuerdo de Sede, el cual está siendo estudiado desde la última Reunión llevada a cabo en Brasilia, en diciembre de 2016.
  • En ésta última se acordó reactivar los Grupos de Trabajo Político-Técnicos, agregar temáticas como la del narcotráfico en la HPP, estudiar el estado de internalización de los Reglamentos del Acuerdo y de velar por el cumplimiento de los Protocolos Adicionales y los dichos Reglamentos.

El Proyecto Hidrovía Paraguay Paraná se destacó en sus orígenes como una herramienta valiosa dentro del recién iniciado fortalecimiento formal de la integración regional sudamericana, a través de su principal y más emblemático emprendimiento como lo es el MERCOSUR.

Este carácter puso especial énfasis en mejorar la infraestructura regional como uno de sus motores para, a su vez, consolidar la integración económica y comercial en el bloque.

Da cuenta la reseña arriba expuesta de esas prioridades y del papel relevante de las instituciones vinculadas al fortalecimiento de la infraestructura; en la cual el CIH fue diseñado como un engranaje importante.

La distinta velocidad de evolución y perfeccionamiento regulatorio de los países en los temas de navegación fluvial también influyó para que el ritmo no fuera constante. En otras palabras, resultó y sigue resultando difícil “nivelar el campo de juego” regulatorio. Esto es evidente  por ejemplo, en cuestiones relacionadas con la formación y capacitación del personal embarcado y el evidente desnivel de formación entre los países, en los distintos niveles impositivos que gravan las actividades navieras, los diferentes niveles de los aranceles de importación de insumos y bienes finales, el valor del combustible y sus gravámenes, entre otros indicadores.

Las políticas de fomento e incentivo a la industria naval y a las actividades fluviales no están exentas de diferencias notorias entre los países, lo cual también hace difícil que el propio CIH y sus órganos técnicos puedan incursionar con éxito en esos temas de agenda, que están más relacionados con la política industrial y comercial y, en algunos casos, sujetos a compromisos en el MERCOSUR.

El formal restablecimiento de la institucionalidad del CIH, en consonancia con el nombramiento de un Secretario Ejecutivo con rango diplomático superior, ha sido el punto de partida del renacer en la arena institucional del Comité. Esa acción se ve reflejada en la continua participación en foros regionales explicando la problemática y los avances de la denominada “autopista” fluvial del MERCOSUR.

Finalmente, ya rubricado el Acuerdo de Sede de la Secretaría Ejecutiva del Comité Intergubernamental de la Hidrovía Paraguay - Paraná (CIH), designándose a la ciudad de Buenos Aires como sede permanente de este organismo, es un paso importante para apuntalar de manera definitiva este proceso. Hay que promover la fluidez de las reuniones del CIH y consolidar a su Secretaría Ejecutiva como el ámbito de trabajo, articulación y coordinación interinstitucional para mejorar la comunicación y gestión entre las Delegaciones.

 

[1] Véase planilla de presupuesto – Anexo VII (pág. 90) Acta Reunión XXXVI, Rosario 2006.

[2] Es ilustrativo poner de relieve que desde sus inicios hasta entrados los años 2000’, el CIH supo reunirse en veintiocho ocasiones, para luego disminuir la cantidad de encuentros oficiales, ya que se contabilizan desde el año 2001 al 2016 dieciséis de ellos.